Sistema estomatognático
Generalidades
Para poder realizar un análisis de la oclusión, entender su significado y aplicaciones, pero más que todo para diagnosticar y tratar correctamente su patología, es necesario en primera instancia, hacer un estudio general de las partes que integran el sistema Estomatognático. El conocimiento de la anatomía y fisiología de los elementos que componen ese sistema conocido también como Aparato Masticador o Sistema Gnático, constituye la base de la definición de los conceptos de normalidad, patogénesis, tratamiento y prevención de las enfermedades. Dichos elementos constitutivos son: los dientes y sus estructuras de soporte; maxilares y otros huesos del cráneo y cara; músculos de cabeza y cuello; articulaciones témporo-mandibulares y occipito-atloidea; sistema vascular, nervioso y linfático correspondientes a todos estos tejidos. (Ramfjord & Ash, 1972; Vartam, 1974).
Ninguno de los componentes de este sistema se considera más o menos importante; constituyen una unidad funcional cuyos elementos se correlacionan íntimamente entre sí y con el resto del organismo, por lo cual debe ser tratada en relación con la salud general del individuo. Cabe destacar la gran importancia del sistema Nervioso Central y Periférico, por cuanto se encarga de la interacción y el funcionamiento de los diversos componentes del Sistema Masticatorio. Igual puede decirse del Sistema Muscular, por ser allí donde se encuentra la mayor parte de la sintomatología presente en los pacientes afectados por la enfermedad oclusal. Se hace referencia a la relación anatómica que existe entre las articulaciones témporo-mandibulares y sus movimientos, con los dientes y su morfología oclusal, de la cual depende en última instancia la armonía y estabilidad de todos los componentes individuales del sistema (Ramfjord & Ash, 1972; Sicher, 1951; Vartan, 1974; Wilson, 1921).
sistema%20estomatognatico%202.jpg